Seguridad Vial Terciaria

Seguridad Vial Terciaria
5 (100%) 2 votos

Recordemos que la seguridad vial terciaria se refiere al conjunto de medidas dirigidas a minimizar los efectos negativos, a corto plazo, consecuencia de un accidente de tráfico una vez que se ha producido.

Principalmente podemos hablar de dos tipos de acciones de seguridad vial terciaria: las destinados a evitar que se produzcan situaciones que agraven los daños después del accidente y las encaminadas a la evacuación y atención sanitaria de las víctimas del accidentes de tránsito.

Prevenir daños adicionales

Medidas Anti-incendio. Una vez que una colisión ha ocurrido, es de gran importancia impedir que se produzca un incendio que podría aumentar en gran medida la gravedad de las consecuencias del accidente. Entre las tecnologías anti-incendio que los vehículos suelen llevar incorporadas de fábrica, está el sistema de corte automático de la inyección de combustible que provoca el apagado automático del motor. También el diseño del tanque de combustible y otros elementos auxiliares para que no se produzca derrame de combustible con la colisión.

Salida fácil del vehículo. Nada más producirse un accidente es muy necesario que los ocupantes salgan del vehículo lo antes posible, para situarse en zonas de la calzada de mayor seguridad o para ser atendidos si sufren lesiones. Por este motivo es de gran utilidad que los dispositivos de seguridad pasiva del vehículo destinados a inmovilizar a los ocupantes, como los cinturones de seguridad o los airbag, tengan un sistema de desactivación fácil o incluso que funcione de forma automática, para evitar que el habitáculo del coche se convierta en una jaula mortal para sus ocupantes. Las puertas también se pueden convertir en un problema para la salida de los ocupantes por lo que los coches suelen tener diseños para prevenir que la deformación de la carrocería durante el impacto atasque las puertas.

Evacuación y atención de las víctimas

Lamentablemente, en muchas ocasiones, los accidentes de tráfico terminan con daños físicos a las personas, tanto de los ocupantes del vehículo como de peatones u otras personas presentes en el lugar del accidente. Sin lugar a duda, la gravedad final de esas lesiones va a depender en gran medida de la rapidez con la que las víctimas sean evacuadas y tengan atención médica. Algunos vehículos llevan incorporado un sistema de alarma o aviso a unidades de emergencia, que se activa automáticamente en el momento del accidente para evitar cualquier demora en la asistencia.

Sin embargo, la mayoría de las medidas de seguridad terciaria destinadas a evacuación y atención de las víctimas, tienen que ver con los sistemas de organización previstos por las autoridades para estos casos. En este sentido, es necesario que, de forma estandarizada, estén previstas las actuaciones de profesionales de las unidades de tráfico, bomberos, sistemas médicos de emergencias, etc…, para actuar con la máxima rapidez una vez producido el accidente. Estas actuaciones deben estar perfectamente diseñadas de antemano para ejecutarse de forma ágil y eficiente, y disponer de personal cualificado para llevarlas a cabo.

Entre las principales actuaciones estarán el control del tráfico para prevenir nuevos accidentes en la zona del incidente y para dar prioridad a la llegada de bomberos o personal de asistencia sanitaria, según se precise, al lugar de las víctimas. En lo referente a la asistencia sanitaria, el desplazamiento debe ser rápido y disponer de equipos de primeros auxilios adecuadamente dotados, en personal, equipamiento y vehículos preparados para una asistencia médica durante el traslado de los heridos a las unidades hospitalarias más cercanas.

Finalmente, unos conocimientos básicos sobre actuaciones de seguridad en caso de accidentes por parte de las personas involucradas también contribuyen a la seguridad vial terciaria.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.