Cómo elegir el mejor seguro de salud privado

Si aseguramos nuestro coche o nuestra vivienda, ¿cómo no hacer lo mismo con nuestra salud y la de nuestros seres queridos?

Asegurar nuestra salud es la mejor forma de garantizar la salud de toda la familia en todo momento para que, siempre que lo necesitemos, podamos contar con la mejor asistencia médica posible, con los profesionales y centros más cualificados.

Sin lugar a duda, una de las mejores opciones es contratar un seguro médico privado que nos de tranquilidad y seguridad. A continuación os ofrecemos algunos consejos para conseguir la cobertura más adecuada y que mejor se adapte a nuestras necesidades:

  • Entre las muchas coberturas que tiene que ofrecernos la aseguradora de salud que escojamos, debemos prestar especial atención a las que nos brinda en materia odontológica. No todas las prestaciones de salud dental suelen estar incluidas de forma gratuita en el seguro de salud privado que contratemos. Algunas incluyen tan sólo una limpieza dental anual y una revisión, otras son más completas. Deberemos analizar qué prestaciones dentales consideramos imprescindibles y cuáles no.
  • De la misma forma, también es interesante que tengamos presente la asistencia médica que nos otorga en el extranjero. Un buen seguro médico que también nos cubra en los viajes nos puede sacar de más de un aprieto a miles de kilómetros de distancia de casa. Hay que tener en cuenta que en Nueva York, por ejemplo, un trayecto de emergencia en ambulancia cuesta de $500 para arriba, y una noche de   hospital se puede disparar hasta los $20.000. Desde luego, merece la pena tener este aspecto cubierto. Pero también habrá que valorar la frecuencia con la que viajamos, etc.
  • Es imprescindible que cualquier seguro médico privado en Marbella o en cualquier rincón de España incluya tres posibilidades fundamentales como son: el reembolso de gastos, la posibilidad de elegir el cuadro médico que se desea y también una fórmula mixta, que sea la suma de las otras dos anteriores opciones.
  • En función del cuadro médico que ofrezca la aseguradora, hemos de valorar la relación calidad-precio que presenta. Los servicios que ofrece y los costos tienen que cubrir nuestras prioridades.
  • Siempre hay que analizar y estudiar muy bien la cobertura real del seguro de salud privado que se quiere adquirir. Sólo así se sabrá si se adapta a nuestras necesidades y si protege de la manera que queremos tanto a nuestra familia como a nosotros mismos. Dedícale tiempo a leer bien las cláusulas para no llevarte sorpresas a posteriori.
  • Es importante saber que entre las cláusulas que se establecen en este tipo de pólizas aparece lo que se conoce como periodo de carencia. Éste es el tiempo durante el que no podremos hacer uso de servicios tales como pruebas clínicas, partos o cirugías. Por eso es fundamental tener claro cuánto dura este período de carencia en la póliza para valorar si se ajusta a nuestras necesidades, o si por el contrario se hace muy extenso.
  • El trato de la aseguradora médica es un aspecto más relevante de lo que parece. ¿Ofrece servicios telefónicos o ayuda por internet para orientarte en temas sanitarios? ¿Tienen un trato humano y servicial hacia el cliente? Sin duda una atención cuidada hacia nosotros también influirá a que nos decantemos por un seguro de salud u otro.
  • Por último, ¿estamos ante una aseguradora solvente? ¿Es una aseguradora mundial con referencias, o por el contrario es  una agencia pequeña y local? Puede que el precio varíe entre una y otra, pero deberemos valorar siempre cuál nos da más confianza y seguridad.
Cómo elegir el mejor seguro de salud privado
Qué te parecio el artículo?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*