Cómo conseguir un seguro de vida económico

Qué te parecio el artículo?

Si está pensando en hacerse un seguro de vida y no quiere gastar más dinero del necesario, probablemente le interesen algunos de los consejos que le ofrecemos a continuación.

NO hay un seguro “mejor” en términos absolutos, pero SÍ seguros que se adaptan mejor a las circunstancias particulares de cada persona. Elegir el seguro adecuado en cada caso puede suponer un importante ahorro de dinero.

¿Necesito realmente un seguro de vida?

Si usted quiere ser prudente con su economía, lo primero que debe hacer es preguntarse si realmente necesita un seguro de vida.

Los seguros de vida están pensados principalmente para personas que tienen a su cargo familiares a los que dejarían en una mala situación económica en caso de su fallecimiento o de sufrir una contingencia grave. Otra razón poderosa para contratar un seguro de vida es que su patrimonio esté endeudado por una hipoteca o un préstamo pendiente de devolver y que usted desee que, en caso de fallecimiento, sus herederos perciban ese patrimonio libre de cargas. También puede ser que sencillamente usted quiera, que si usted falta, su familia o seres queridos puedan seguir disfrutando de un poder adquisitivo parecido al que tienen ahora.

Si sus necesidades encajan en alguna de estas circunstancias, perfecto, pero si usted no se encuentra en ninguna de estas situaciones, reflexione antes de tomar la decisión porque es posible que no necesite un seguro de vida.

¿Qué tipos de coberturas necesito?

Si ha considerado que necesita un seguro de vida, el siguiente paso es analizar qué coberturas necesita. Usted encontrará un sinfín de tipos de seguros de vida y combinaciones de los mismos. El precio de su seguro de vida será mayor cuántas más coberturas desee así que la clave está en contratar sólo las coberturas que realmente necesite.

Todas las aseguradoras le ofrecerán coberturas extras que subirán el precio de su seguro de vida. Para decidir cuáles son las que necesita realmente le aconsejamos estudiar por separado cada una de ellas. ¿Necesita un plus si su fallecimiento es por accidente o enfermedad grave? ¿Quiere que el seguro cubra también las situaciones de invalidez o incapacidad laboral? ¿Necesita un seguro médico adicional? ¿Quiere que incluya un seguro de viajes? ¿Requiere incluir una cantidad para gastos de entierro? ¿Pretende una cobertura extra si también fallece su cónyuge? ¿Necesita que funcione también como un plan de jubilación? ¿Querrá cobertura en caso de enfermedad grave o accidente?

No deje de valorar todas y cada una de las contingencias que cubre el seguro que le puedan estar ofreciendo porque usted pagará por todas ellas aunque no le hagan falta. Además, también le conviene valorar otros aspectos importantes en el seguro de vida: ¿tiene flexibilidad por si le interesa cambiar las condiciones con el tiempo? ¿Le cubre en caso de fallecer más allá de cierta edad o caduca a los 65 años? ¿Entra en vigor inmediatamente o tendrá que esperar un tiempo? ¿La prima a pagar es fija o incrementa con los años? No deje de leer detenidamente la letra menuda de su seguro pues como puede ver, estos “detalles” tienen mucha importancia. Esto evitará que usted se decida por un seguro que en realidad no va a cubrir lo que usted cree y que será después de muchos años cuando se percate de ello.

Le aconsejamos pues que tome papel y lápiz, haga la lista de todas las coberturas y medite para determinar cuáles son las que realmente necesita. Quédese sólo con esas.

¿Qué importe debo cubrir?

Una vez haya decidido las coberturas que necesita, se trata de valorar la cantidad que quiere asegurar para no adquirir por encima de lo necesario. Obviamente, cuánto mayor la cantidad a asegurar, mayor la prima a pagar.

Reflexiones sobre las cuantías que quiere poner a disposición de los beneficiarios, piense en las necesidades a las que tendrán que hacer frente y que usted quiere dejar resueltas. Esto le permitirá formarse una idea de la cantidad que precisa cubrir y le ayudará a no dejarse deslumbrar por cantidades más altas que en realidad no requiere.

¿Qué compañía tiene el mejor precio?

Hemos llegado a la última etapa. Una vez se ha decidido a adquirir un seguro de vida, ha seleccionado el tipo de coberturas que necesita y el importe a cubrir, ahora puede empezar a comparar los precios de las diferentes aseguradoras para un seguro de vida que incluya las coberturas concretas que usted necesita y por el importe que usted ha estimado. La comparación de precios la puede hacer mirando una a una cada compañía aseguradora o utilizando los servicios de buscadores especializados de Internet, como acierto.com, que harán el trabajo por usted.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.